A mí me gusta cada vez más la cueca, en la medida que entro en ciertas profundidades de su tradición. Confieso tener prejuicios y mucho recelo con su enseñanza formal, odio el agotador y majadero esquema didáctico de los “tres pasos pa’llá y tres pasos pa’cá”, me carga su uso instrumental en exaltar valores patrióticos, [...]